15 de febrero de 2012

Principales cultivos de España




Nos disponemos a comentar una gráfica de barras dobles y verticales en la que se plasman el total de superficie en hectáreas y la producción en toneladas de los nueve cultivos más característicos de nuestro país(Cereales, leguminosas, cultivos industriales, hortalizas, cítricos, frutales, frutos secos, viñedo y olivar). Los datos corresponden al anuario de estadística del 2010 que es publicado año tras año por el Ministerio de España. A grandes rasgos podemos intuir que España es una gran productora en el sector agrícola por la cantidad de toneladas producidas que refleja esta gráfica. Se observan algunas producciones muy elevadas y otras bastante bajas, pero en general las producciones se fijan en torno a los cinco millones de toneladas.

Estudiando cada uno de estos cultivos más a fondo, primero nos encontramos los cereales. Es un producto característico de la agricultura tradicional que emplea técnicas anticuadas, poca inversión en desarrollo, etc. La superficie dedicada es de unos seis millones de hectáreas, - lo podemos observar en la gráfica - es el cultivo con más superficie en España y por tanto el que más se expande ocupando el 35,27% de las tierras cultivadas en nuestro territorio. Las toneladas de producción también son las más altas en toda España y esa cifra se mantiene estable en la última década, salvo el año 2005 en la que tuvo un descenso destacado. Los tres cereales más cultivados son: Cebada, trigo y avena.

A continuación se encuentran las leguminosas. Son también un cultivo con técnicas tradicionales como los cereales. En este caso las hectáreas que se dedican al cultivo de leguminosas son tres cientas once mil, lo que representa el 1,8% de tierra cultivada. La producción es la más pequeña que encontramos entre estos nueve productos; se fija en dos cientas ochenta y seis mil toneladas. En la última decada este cultivo ha ido perdiendo terreno y por tanto su evolución es a la baja. Las leguminosas más cultivadas en nuestro país son: Guisantes, garbanzos y lentejas.

En tercer lugar observamos los cultivos industriales. Estos cultivos son relativamente modernos y ocupan una superficie de un millón de hectáreas (5,86% de tierra cultivada). Su producción asciende a cinco millones dos cientas mil toneladas y los productos más cultivados son: Azúcar, girasol y algodón.

El siguiente cultivo son las hortalizas. Las hortalizas son un producto tradicional y de regadío intensivo que ha cosechado importantes grandes cambios y se ha modernizado en los últimos cuarenta años. Este cambio se ha producido, por ejemplo, en el lugar de cultivo del producto que ha pasado de cultivarse en los valles de los ríos y las llanuras litorales a concentrarse en determinadas zonas de la península (C. Valenciana, Almería y Murcia). La superficie dedicada a este cultivo es de trescientas setenta y nueve mil hectáreas - 2,20% de tierra cultivada - y la cantidad de producción es de catorce millones de toneladas. La evolución de este producto es constante con un ligero aumento en la última decada y seguirá por el mismo camino en el futuro. Las tres hortalizas más cultivadas son: Tomate, berenjena y lechuga.

El quinto cultivo en la gráfica representa los cítricos. Se utilizan técnicas tradicionales pero en la actualidad se está modernizando aunque en un proceso más lento que las hortalizas. Se cultiva, principalmente, en el Levante español (C. Valenciana y Murcia). El terreno ocupado por este cultivo es de trescientas dieciseis mil hectáreas, es decir, el 1,83% del total cultivado. Su producción alcanza las cinco millones doscientos noventa mil toneladas. Los tres cítricos más cultivados son: Naranja, mandarina y limón.

Posteriormente, en el sexto lugar, se encuentran los frutales. Son un cultivo también tradicional pero que en el último medio siglo se ha comenzado a explotar más a conciencia aplicandose algunas técnicas más avanzadas. En este cultivo destaca el Litoral mediterráneo (Andalucía, C. Valenciana, Murcia, Aragón y ,sobretodo, Cataluña). La superficie ocupada es de ochocientas cincuenta mil hectáreas (4,93% del total cultivado) y su producción se fija en cuatro millones de toneladas. La evolución de este cultivo se presenta en decadencia pero prácticamente estancada. Los tres productos más cultivados son: Melocotón, manzana y pera.

En la séptima posición de la gráfica encontramos los frutos secos. Es un cultivo tradicional en el que no se efectuan grandes cambios y que no es muy importante. Destaca en Galicia, León, Alicante y Murcia. Ocupa una superficie de seiscientas mil hectáreas (3,48% del total cultivado) y su producción es de trescientas cuarenta mil toneladas. Como lo frutales, en los últimos años su evolución se presenta en declive pero muy mínimo, pues no varía. Los tres frutos secos más cultivados son: Almendra, castaña y avellana.

El viñedo, octavo cultivo en la gráfica, es un cultivo tradicional que pertenece a la trilogía mediterránea y España es una de las potencias en este producto. Destaca en Castilla-La Mancha, Castilla y León y La Rioja. La superficie dedicada a este cultivo es de un millón de hectáreas (6,04% del total de la tierra cultivada) y la producción asciende a cinco millones y medio de toneladas. En la evolución se cifra una drástica reducción provocada por la política de la Unión Europea, pero gracias a esto se ha conseguido un elevado aumento de la calidad. Los productos más comunes son la uva destinada al vino, la uva de mesa y las uvas pasas.

Por último, el olivar. Es otro cultivo tradicional que se encuadra en la trilogía mediterránea y es muy importante para la salud. Se concentra en Andalucía, más especificamente en Jaén. Esto es un problema pues el olivar también debía descender por la política de la Unión Europea y no lo hizo por que una provincia entera depende de este cultivo. Se extiende a lo largo de unsa superficie que ocupa unos dos millones y medio de hectáreas, es decir, el 14,17% del total cultivado y alcanza una producción de siete millones de toneladas. La evolución de la oliva está estancada en la última decada y es importante que no descienda.

Como hemos visto en las características de todos estos cultivos, la agricultura en España se basa, prácticamente en su totalidad, en técnicas de cultivo tradicionales en las que se necesita más superficie, más abastecimiento de agua...y en la que se realizan muy pocas inversiones. También hemos observado que en la última decada se está intentando mejorar este problema con la inclusión de nuevas técnicas más avanzadas que hagan más eficientes y productivos los cultivos en un país como el nuestro para el que es muy importante la agricultura en el ámbito económico, social y en el laboral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada